La hipertermia y la fiebre

La regulación de la temperatura de los mamíferos se hace a través de mecanismos complejos y de gran importancia para su vida, ya que sin ellos no se mantendría estable y variaría de acuerdo con la temperatura ambiental del medio, tal como ocurre con los reptiles o peces.

El hipotálamo es la región del cerebro que, en respuesta a toda una serie de estímulos, determinará si necesitamos perder, ganar o producir algo más de calor, funcionando de forma parecida al termostato de una casa.

Cuando la temperatura aumenta excesivamente se produce hipertermia que puede deberse a causas externas o internas.

La fiebre es una forma particular de hipertermia, en la cual, el organismo entiende que la temperatura normal está demasiado baja (indicando la presencia de enfermedades infecciosas, virales, parasitarias, etc.) y trata de regularla a una temperatura más alta.

En el caso de hipertermia no febril, la temperatura corporal se pone peligrosamente alta debido a factores que no afectan al hipotálamo (por ejemplo, por golpes de calor).